COMBATIENTE ESPAÑOL (GALLUS dom. Pugnax hispanicus).

Origen: España.
Originalmente traída por los fenicios, con infusión de gallos Persas. Ave liviana de unas 3 a 4 libras de peso. Una raza que es ampliamente reconocida por muchos países de origen latino. Fueron traídos por los españoles durante el periodo de la conquista de México y Perú.
De origen netamente Bankivoide, ha dado origen a muchísimas razas de combate que actualmente existen.
Estilo de pleito: Volador perfecto, de golpes fuertes y certeros a la altura de la cabeza. Con mucha vista que lo hace tan peculiar y certero. Muy buscado por los criadores de Pico y de navajeros peruanos.

 

Lineas Españolas
1.-Línea Insulares ( Islas)
a.-Islas Baliares (Mallorca)
Línea Pedro Morey

b.-Islas Canarias
Línea Coronel Tabares
Línea José Carlos Rodriguez

2.-Líneas Peninsulares (continente)
-Línea Ismael Almodovar
-Línea Perez Tabernero
-Línea Antonio Calvo R.

En la actualidad podríamos dividir al gallo combatiente español que existe dentro de la península y agregando las variantes de las Islas Canarias y Baleares en tres tipos de gallos distintos muy significativos.
Estos tipos son los siguientes: El combatiente español propiamente dicho, el combatiente español tipo Jerezano, y el combatiente español tipo Canario, siendo estas dos últimas variantes producto de la desviación a la hora de forjar la primera raza en pos del tipo de pleito y acentuando la aportación del Old English Game en el caso del tipo Jerezano y en el tipo canario (pudiendo haber alguna sangre oriental).


COMBATIENTE ESPAÑOL PROPIAMENTE DICHO
Respecto al standard o patrón a seguir, el combatiente español es un animal de pico corto y fuerte, alas largas heredadas de los antiguos gallos bankivas de los que proviene y que por su naturaleza eran animales voladores al contrario que esa otra rama de la que provienen los gallos orientales que se defendían corriendo y están englobados en el grupo de los corredores. Es de alzada levantada y de pecho y muslos fuertes y bien desarrollados. Plumaje abundante y cola larga y poblada. Respecto a sus variantes de pluma y color son innumerables, pero de especial mención son los colorados, los pechinegros, los giros, los gallinos y los réculos y toda una gama de plumas que intercambiadas entre sí le dan a cada gallo, gallero y línea un carácter personal y particular. Actualmente se juegan con espuelas naturales de entre 18 y 20 mm. Aproximadamente, lo que le confiere un pleito que suele durar en algunos casos hasta media hora si ninguno de los contrincantes es heridor y de escasos minutos si el gallo es bueno y caza pronto al rival. Eso sí, este tipo de pleito es bastante martirizador, lo que para ello se requieren animales de una fineza extraordinaria y en muchos casos se observan peleas en las que las remontadas son verdaderamente apasionantes y vemos surgir fuerzas de la flaqueza en los gallos que luego son clasificados para castar.

Otro punto a tener en cuenta, es que muy pocos castadores utilizan la consanguinidad a la hora de hacer sus cruces y la forma de forjar las líneas es a base de cruzar lo mejor clasificado de cada cual con lo mejor que puedas obtener de una gallería amiga, evitando así los productos problemáticos que de aquí pueden surgir y dándole a los animales la fortaleza del vigor híbrido cada vez que hacemos un nuevo cruce.


EL COMBATIENTE ESPAÑOL TIPO JEREZANO
Aunque podamos englobar estos dentro del grupo anterior, tenemos que aclarar, que en la zona de Jerez de la Frontera y sus alrededores, el gallo combatiente español ha sufrido una aportación distinta al resto. Hoy en día muy codiciados por su fiereza y coraje, los jerezanos son gallos españoles de extremada elegancia, finos y bravos como el toro y heridores sin igual. Existe una teoría que apunta a la aportación más acentuada del Old English Game que los ingleses introdujeron en las líneas españolas en los tiempos que acudían a las afamadas bodegas de vinos de esta tierra y de ahí que algunos observadores distingamos este tipo de gallo del resto de los españoles pero debo aclarar que hoy en día por su diversificación y mezclas con el tipo anterior sólo se trata de una observación para los que además del tipo de pleito, exigimos a nuestros animales una estructura fenotípica particular. El jerezano no deja de ser el mismo gallo en la península que el combatiente español en sí y la única diferencia, es que llamamos jerezanos a los gallos de cola baja, larga y bastante arqueada, de pluma preferiblemente colorada pechinegra, de extremada nobleza y elegancia, pico corto y fuerte y buen amigo en las manos.


EL COMBATIENTE ESPAÑOL TIPO CANARIO
Quizás aquí si podamos hacer una distinción más aclaratoria y exhaustiva que en el caso anterior por tratarse de un gallo propio de las Islas Canarias, con aportaciones a lo largo del tiempo totalmente distintas a los gallos de la península y con desviaciones propias al tipo de pleito que allí se juega totalmente distinto al que se juega en el Sur y algunos otros lugares de España.

En mi reciente visita a esta tierra, pude observar que el gallo Canario es bastante similar al de la península por ser este el que más ha aportado a la hora de forjar estas líneas, pero en esta tierra se ha ido clasificando al gallo por su tipo de pleito y actualmente son gallos de mayor peso que los anteriores, de una media de 4 lbs. en adelante la mayoría de ellos, lo que les confiere una fuerza extraordinaria a la hora de ser jugados con espuelas naturales o postizas de gallo largas, sin medidas fijas. Además, el tipo de pleito es totalmente distinto, pues estos gallos dirigen sus tiros al cuerpo al contrario que los peninsulares que los dirigen a la cabeza. Bajo mi punto de vista, estos gallos pueden haber sufrido aportaciones de gallos corredores distintos al gallo bankiva, aunque podemos basar nuestra teoría en que el sistema clasificatoria canario desvió estos animales procedentes del tipo español propiamente en sí y forjaron el actual.
Vuelvo a repetir, esto no son más que puntos de vista del que os habla, pero creo que por mi cercanía los principios que utilizo no están demasiado desviados. (D. José R. Bonilla Escribano)

Gallo Combatiente Español Insular
Canario
-Historia y Origen.-

En España, hay constancia de riñas de gallos desde hace más de 3,000 años, siendo introducida tal afición por fenicios y cartagineses. Ya en el S. XVI, se encontraban amplaimente distribuídos por toda la geografía peninsular, siendo el periodo más próspero por lo que respecta a la selección genética del Combatiente Español.
En concreto en el caso de las Islas canarias, tenemos información escrita de las riñas en torno al año 1700, en el marco de la Casa de los Coroneles, en el municipio de La Oliva de la isla Fuerteventura; aunque por lógica histórica corresponde a los primeros asentamientos coloniales. La colinización de las islas es contemporánea al descubrimiento de América y punto de parada obligatoria y avituallamiento de las naves en su travesía hacia las nuevas rutas. En estastravesías se transportaban gallos de pelea y se celebraban riñas de gallos que distraían a los mariberos de las tan aburridas jornadas de navegación y muchos de estos gallos se quedaron en tierra e iniciaron a los avitantes canarios en esta afición. Un gran escritor y poeta canario, el Sr. Tresguerres, narra las viejas costumbres desdee la época feudal de «las siete piedras preciosas». Se nombra al castillo del gran señor Manrique de Lara, quien cultivó este gran deporte.

Esta raza, fué muy consideradapor los aficionados de la Península, América y Filipinas. Son semejentes a los gallos Jerezanos y Asturianos pero con una lucha muy desigual en la forma de pelear y de herir. Es más quebradizo, pero más heridor que el jerezano, quien pega duro.El canario es de aspecto arrogante, esbelto, valiente, heridor, inteligente para la lucha, pendenciero y malintencionado.
El historiador canario, Sr. Viera y Clavijo, en su «Historia Natural de las Islas Canarias», escribe: En Nuestras islas se cría al gallo inglés o de casta inglesa para destinarlos a las peleas, por ser ellos superiores a los del país. La llegada de los gallos ingleses a la isla fué durante el siglo XVII, creando con el gallo español existente, un tipo diferente con características propias y con un pleito diferente. De mayor tamaño, peso y fortaleza que sus originarios.
El antiguo canario tenía la forma parecida al combatiente Jerezano y Asturiano, pero con juego de riñla, como hemos escrito. De mayor tamaño y corpulencia. Desarrolla un mayor juego en la pelea.
En la actualidad, las riñas de gallos siguen legalizadas manteniendo la tradición histórica.

Antiguamente se consideraban más líneas españolas: El JEREZANO. Son menos rápidos que los Canarios; no son tan heridores, pero pagan más dinero por ellos. Las alas tienen menos embergadura.


El SEVILLANO.

Son parecidos en color al Jerezano, Canario, Asturiano.y el ASTURIANO.
- Origen, Historia y características Generales -
Fueron introducidos antes de los fenicios por el Mediterraneo y luego los mismos fenicios los llevaron al establecerse en Iberia ingresando por Cádiz y Huelva (Sur de España) en 1,100 a.C. Ellos mismos comercializaban gallos y productos con los andaluces y con las islas británicas antes de la llegada de Julio César a Londinium (Inglaterra). Estas aves eran muy parecidas a las de los romanos y griegos. Del tipo Bankivoide (Gallus gallus ssp). A la llegada de los romanos a Iberia (España) se encontraron con los gallos de pelea. Estos estaban allí desde hace unos 1,500 años antes de Cristo aprox. De los 5,000 años que tiene la raza más antigua de gallos de pelea como es el ASIL. Hasta este entonces no se conocían los gallos con penachos no barbados ni con cinco dedos en España. Cuando Atila el grande ingresa con los Hunos al sur de Andalucía en el 443 al 446 de nuestra era, traen gallos pequeños pero fuertes (de unos 1.350 a 1.400 Kg). Estos gallos estaban presentes en los símbolos y estandartes de los guerreros hunos…»lucha hasta la muerte». Además peleaban a los corderos machos en luchas en las que ambos machos se golpeaban con fuerza en las cabezas hasta que no se podían levantar. En las islas canarias el gallo español es de mayor tamaño debido a la introducción del gallo inglés de combate. Durante las guerras napoleónicas o peninsulares, los ingleses, entre ellos, Wellington y su ayudante de campo, el coronel Mellish, llevaron sus gallos con las tropas para distraer a los soldados. En su mayoría eran colorados de pecho negro. Estos demostraron a los criadores españoles aparte de su belleza, su calidad combativa y casta. Estas nuevas aves desplazaron al gallo español o se les cruzó con ellos para sacar nuevos ejemplares de gran poder. Los comerciantes de vinos trajeron animales que cruzaron con los gallos españoles. Parece ser que en este entonces se desarrolla el tipo «Castellano»de plumaje búlico o jabado o Speckled.

El cual fue discriminado en sus inicios en España. desarrolla el tipo «Castellano»de plumaje búlico o jabado o Speckled. El cual fue discriminado en sus inicios en España.En ciertas zonas de Andalucía (Sanlúcar en especial), se le conoce a los gallos de riña como «Gallo inglés». Igual sucede en el Perú. Hasta en la actualidad cuando cualquier individuo se encuentra frente a un ejemplar enano o Bantam, inmediatamente lo denomina «chilenito». Sabemos bien que en Chile no existen razas enanas. Solamente las gallinas Araucanas. Pero parece ser de que durante la Guerra del Pacífico entre Perú y Chile, cierto grupo de soldados introdujeron al Perú ejemplares de gallinas enanas que traerían los Ingleses a Chile durante su permanencia en ese país ya que estos apoyaban y financiaban a Chile en esta guerra por intereses sobre el Guano de islas (abono natural de las aves guaneras) y los yacimientos de Salitre al sur del Perú. Los ingleses en un determinado momento usan a ciertas líneas de gallos españoles (posiblemente jerezanos) tratando de seleccionar ejemplares que tuviesen plumas negras en la cola o mejor dicho sin manchas blancas en la cola que los delaten. Pero siempre estaba la influencia de la pata amarilla. Existe una carta hecha por Herbert Atkinson en la que se dirige a un amigo y gran criador de gallos en España, pidiéndole que le separe un gallo de los suyos pero haciendo hincapié en la ausencia de manchas blancas en la cola. Esto sumado a que las mejores líneas y de las más famosas de Carmelos (Pyle) de Inglaterra fueron del mismo H. Atkinson, nos llevaría a deducir que este emplearía líneas españolas de color ajiseco o colorados que al cruzar con ejemplares dominantes que anulan el color negro de las plumas dejándolo con el fondo blanco, con el manto, esclavinas, caireles y charreteras de color rojo o naranja.
España vive un periodo de auge desde mediados de del siglo pasado hasta comienzos del actual siglo. Luego viene la fase de las exportaciones de «gallos» principalmente a Latinoamérica. Los primeros gallos fueron traídos por cuadrillas de Toreros que venían para estas tierras. Estas exportaciones se hacen más intensivas desde el año 1950. Se dice que durante la Guerra civil española a partir de 1945, la afición sufre grandes cambios y casi diezman las crias de gallos españolas, fueron en desmedro de la raza española de combate. Sobre todo al norte. Tuvieron que importar de Latinoamérica (Venezuela, Cuba y Puerto Rico).

En los últimos años la afición tuvo su descenso debido a que muchos aficionados y criadores se han refugiado más en el campo.
Mas adelante, posteriormente a la segunda guerra mundial se introdujeron nuevas razas o sangres orientales los gallos españoles así como a los franceses y belgas.
Para 1968 y 1970, con el auge del petróleo en Venezuela, se hacen grandes importaciones de gallos y algunas gallinas, llegando a escasear los padrillos y degenerándose en algo debido a este exceso de exportación. Luego de ello muchos criadores españoles han tenido que recurrir a los criadores de Venezuela, Cuba, Puerto Rico y otros países para refrescar sus aves de combate.
Los cubanos y venezolanos buscan conservar por tradición el gallo parecido al español sin salirse del tipo y peso. En cambio la mayoría de los otros países pueden conservar el tipo pero varían en el peso produciendo aves de mayor tamaño llegando hasta 4 libras. Esto puede ser de acuerdo a la selección y alimentación. En América se usan espolones artificiales (Carey, de pavo, plásticos, espina de pescado, navaja corta o acero punzante) en cambio en España es con el espolón natural o puya, solo «rebajando»las que son propias o preparado a partir de un trabajo realizado con las espuelas naturales que son retiradas del gallo y que son luego colocadas «montándolas» en los gallos a pelear. Las peleas según los reglamentos de los diferentes países varían hasta los 30 minutos como en Venezuela. Según los españoles y venezolanos, el uso de armas artificiales «hace que las peleas sean muy rápidas y vencer sea cuestión de suerte». Lo importante es seleccionar por resistencia y capacidad de herir y seguir luchando. Es ligeramente lento pero con gran puntería y acierto, de gran vuelo y vista. Cuando el gallo es rápido empieza muy bien, agresivo, atacando con iniciativa, pero normalmente tienden a aflojar después de un tiempo y puede hasta rendirse o corre «canta la gallina». El denominado «Gallo Fino» es aquel que reúne la casta y buena aptitud agresiva. Depende mucho también la crianza, alimentación y preparación o adiestramiento del gallo. Finalmente el factor suerte. Cruzados con líneas americanas dan muy buen resultado.

El «Desmonte» o corte de cresta es típico del gallo español, con un pequeño muñón sobre el pico y se retiran las barbillas y orejillas. Se suele «Esquilar» las plumas del cuello y muslos. También el lomo o espalda si en la región hace mucho calor. Finalmente el gallo queda listo o en «Postura» para la pelea.
Se pueden encontrar en la cancha a los «Jacas» o gallos adultos con más de 25 mm de puya o los «Pollos» que son los gallos jóvenes de menos de un año. El «Bozal» es el gallo que nunca a reñido. Para comenzar a adiestrase se les coloca las «Botanas» o guantes para que no se dañen o estropeen.
Al criador español no le gusta cruzar sus aves con las de otro criadero. Prefieren trabajar en consanguinidad. Lo que buscan es de que el gallo «case» bien con la gallina. Los gallos del norte son algo mas pesados, fuertes y más lentos que los del sur, que son más ligeros y rápidos.
Se considera que anualmente España exportaba unos 6,000 a 7,000 gallos a América entre los años 1980 y 1982, actualmente se exporta entre 2,000 y 3,000 gallos. Por causa principalmente de la problemática del petróleo en Venezuela, en donde los galleros solo compraban y jugaban. Aún no eran criadores, luego con la crisis petrolera es que comienzan a desarrollar sus propias crías de españoles.
El Estilo de Pelea.- El gallo combatiente español se caracteriza por dirigir los golpes a la cabeza y parte superior del cuello del gallo enemigo. Tienen mucho acierto, ligereza y velocidad de patas. Son muy combativos. Sus golpes van más para la cabeza que para el cuello o su base. Muy pocos al cuerpo, por ello cuando reciben golpes al cuerpo, estos se aflojan (es su punto débil). Se usan para mejorar el acierto, combatividad y bravura.

 

...MAS INFORMACIÓN SOBRE LA RAZA PUEDE ENCONTRARLA ADQUIRIENDO EL LIBRO DEL AUTOR (BIÓLOGO RICARDO PEDRAGLIO F.) "II TRATADO SOBRE EL GALLO DE COMBATE - LOS GALLOS Y LAS RAZAS DE PELEA DEL MUNDO, Historia, Origen, Standard y Cualidades que Aportan Cada Raza"